Uruguay – Al interior del activismo

uruguayarcoiris

En Uruguay hay un fuerte contraste de realidades entre Montevideo y  muchos de los departamentos del interior. Desde la educación, en la capital están todas las carreras terciarias y sólo algunas son dictadas en otros departamentos; hasta la cantidad de población. En el área metropolitana de la capital reside cerca del 50% de los habitantes de todo el país. La realidad de la población LGBTQ no escapa al común denominador de la sociedad.

Aymar

Aymar, una mujer trans de Cerro Largo (departamento a unos 380 km de Montevideo) nos contó que la realidad en su ciudad y en el interior en general es muy difícil: “muchas trabajan en la calle, muchas son peluqueras, otras costureras, otras tiene almacén, otras sobreviven por la parte religiosa, son pai de santos. Pero oportunidad de conseguir un trabajo es difícil. No te dan trabajo porque sos puto. Se dice que no te discriminan pero con segunda y con calidad te dejan de lado. Muchísimas no tenemos casa propia. La gente abusa de nosotr@s, nos utilizan, nos maltratan, pero como sobrevivientes siempre seguimos hacia adelante”.

Un dato demográfico no menor indica que por varias razones, entre las cuales está la discriminación que sufren por razones de orientación sexual e identidad de género, muchos uruguayos emigran desde sus lugares de crianza a Montevideo y dentro de la capital lo hacen desde los barrios periféricos a otros más céntricos donde hay mayor diversidad de población y anonimato.

Ovejas Negras es una organización que trabaja por lo derechos de la comunidad LGBTQ en Uruguay. Al inicio era un movimiento montevideano y en la actualidad se ha hecho fuerte en el interior del país.

Desde el año 2004 la organización viene desarrollando un fuerte trabajo en la protección de los derechos de la diversidad sexual con acciones políticas, sociales, culturales y educativas. En un principio era un movimiento capitalino que en los últimos tiempos fue teniendo repercusiones en todo el país creando, junto a otras organizaciones, la Federación Uruguaya de la Diversidad Sexual (FUDIS).

La FUDIS está integrada por organizaciones de Montevideo y de otros departamentos como Maldonado, Soriano, San José, Salto, Paysandú, Cerro Largo, Flores, Canelones y Durazno. En cada departamento existen realidades bien diferentes. Por ejemplo en Maldonado, Salto y Paysandú la comunidad LGBTQ tiene más visibilidad que en San José, aunque este sea un departamento limítrofe con Montevideo.

Al comienzo eran los Ovejas Negras, que desde la capital viajaban a reunirse con referentes departamentales para poder crear las organizaciones de lucha por la diversidad. Pero en la actualidad se apoyan ente los grupos ya existentes en el interior. Por ejemplo, los de Salto ayudaron a organizarse a los de Paysandú y los de Flores a los de Durazno. De esta forma la red en el interior se hace más fuerte e independiente de lo que se pueda hacer desde la capital.

Una de las actividades que se desarrolla frecuentemente son marchas en las diferentes ciudades, aunque no son llevadas a cabo en las mismas condiciones que en Montevideo. En la que se realizó en Salto el año pasado muchos de los participantes no se animaban a bajar a la calle, sino que la seguían desde la vereda,  marcando una distancia para no ser señalados por sus vecinos. En una marcha en Cerro Largo, donde la mayoría de quienes concurrieron eran trans, fueron víctimas de insultos. En el caso de la marcha en Mercedes las mujeres de la ciudad se acercaban y se unían para participar. En esta movilización había un hombre que iba media cuadra atrás de la marcha. Marcelo Otero (fundador de Ovejas Negras) se acercó a darle un folleto y el hombre le contó que estaba en un cumpleaños y dijo que iba a buscar cigarros para participar de la marcha ya que no lo podía manifestar abiertamente con sus amigos.

Todo esto contrasta duramente con lo que sucede en la actualidad en la marcha por la diversidad de Montevideo donde es fuerte la visibilidad de quienes apoyan a la comunidad LGBTQ, desde políticos, artistas, figuras de los medios, etc. Siendo un evento popular de fuerte impacto en las redes sociales en las que los concurrentes, por ejemplo, publican las fotos de su participación.

Related posts:

Tags:

 

About the author

Juan Andrés Gómez Méndez

Juan Andrés Gómez Mendez, Montevideano de 28 años se desarrolla como conductor del programa “No Grites, Juan” emitido por www.bulofm.com. Además ha conducido varios ciclos radiales en CX30 Radio Nacional (Montevideo). Estudiante de publicidad ya ha cursado estudios en comunicación en la Universidad ORT y en CETP (Centro de Estudios Técnicos Profesionales) especializándose en este último en Televisión.

More posts by

 
  • Verocotochaschas

    Fuerza!!