¿Día del trabajo?

transdiadeltrabajo

Quizás para muchos es motivo de celebración, pero claramente para aquell@s que cada día reciben el desprecio y la discriminación por ser transl, no es un día en el que encontremos un motivo para celebrar, a pesar de la historia y del significado, por años la discriminación se apodera de nuestras vidas y no podemos encontrar un trabajo digno.

Hace un par de días atrás conversando con Ángela, me decía lo difícil que ha sido para ella y sus compañeras de calle encontrar un trabajo, que con su feminización corporal y voz ronca, antes de que pudieran expresar o compartir sus oficios o profesiones, se burlaban de ellas, y les decían “son maricones”, como los prejuicios podían más que incluso un titulo ya sea técnico o universitario.

Así como Ángela hay cientos de personas trans que buscan trabajo día a día y reciben de respuesta las burlas y discriminaciones, lo peor es que hay autoridades que con sus declaraciones o discursos de odio fomentan están discriminaciones, basta con leer las  declaraciones de Monseñor Medina,  para darse cuenta el nivel de interferencia y estupidez de algunos.

Es el día del trabajo, si pero de algunos trabajos y algún@s trabajadorxs, no es el día de la mujer que trabaja en la casa cada día, haciendo aseo, planchando, cuidando y criando a los hijos, cuya libros son los de cocina y su herramienta de trabajo una escoba y plumero, no ella no, porque ellas no trabajan, no reciben remuneración, no tienen imposiciones y son la carga de alguien para tener salud, como si el único trabajo es aquel que hacen los hombres. No es el día de Almendra, mujer voluptuosa que se para en una esquina cada noche para brindar placer a sus clientes, no puede ser el día de ella, porque ella es una PUTA y las putas no son dignas de un día, y menos reconocer que hay mujeres que quieren profesionalizar el trabajo sexual. Tampoco es el día de aquella mujer trans que lleva deambulando días, meses y años buscando un trabajo, suplicando una oportunidad, oportunidad que nunca llega porque es un “maricón vestido de mujer”, o de ese hombre trans que oculta brutalmente sus senos tras una faja elástica apretándose su pecho hasta que las llagas le recuerdan cada día que sus tetas están, existen y que mientras no hayan políticas públicas inclusivas, seguirán estando, a no ser que pueda pagar una operación, pero ¿cómo pagarla si lleva días, meses, años buscando y suplicando por una oportunidad laboral?

Visibilizamos y valoramos aporte de nuestr@s compañer@s trans y no trans, a esta sociedad, y al crecimiento del país, porque cada mujer desde el trabajo de su casa es un aporte, cada mujer en una esquina atendiendo a un cliente es un aporte, cada ser humano es un aporte.

¿Día del Trabajo? Mientras se nos niegue la posibilidad de una oportunidad laboral digna, mientras tengamos que esconder nuestra identidad, mientras se siga enjuiciándonos por lo que tenemos entre las piernas y no por nuestras capacidades NO TENEMOS NADA QUE CELEBRAR.

Que el 2013 la brecha de desigualdad, enajenación y discriminación laboral disminuya y podamos celebrar un 1º de mayo en dignidad.

Related posts:

Tags:

 

About the author

Andrés Ignacio Rivera Duarte

Activista Transexual, defensor de los derechos humanos de las personas trans, 48 años, casado, dos hijos, un terrorista del género, orgullosamente un hombre con vagina. * “NO NACEMOS EN UN CUERPO EQUIVOCADO, SINO EN UNA SOCIEDAD EQUIVOCADA”.*

More posts by | Visit the site of Andrés Ignacio Rivera Duarte