Sexo y sexualidad

Isis Win

Durante mi pubertad constantemente estuve expuesta a los chismes, comentarios y críticas que personas hacían de otras en cuanto a su sexualidad. Mi ordinaria reacción era “¿cuál es la importancia que ustedes le ponen a la sexualidad de otros? ¿Les parece bien que otros hagan lo mismo con ustedes?” Las reacciones siempre variaron, pero no era fuera de lo común que de la misma manera me preguntaban si yo también era gay. Siempre respondí: Eso es para mí saberlo y para ti averiguarlo”, seguido de guiñar el ojo.

Pero a la vez, yo bien sabia tener un “secreto”. Mi género de nacimiento no era congruente con lo que sentía. Muchas veces me pregunté a mí misma si la razón era porque en realidad era gay. Pero la respuesta invariablemente fue la misma: ¿Cuál es la diferencia de estar atraída hacia la mujer o el hombre? Al final de cuentas, lo importante es lograr una relación dedicada, profunda y duradera. En mis 20 años, mi mejor relación platónica era con un varón y no supe sino hasta muchos años después, que el era gay y estaba enamorado de mí. Mi reacción: no me importa si él es varón o no y a cambio, me importa la calidad de nuestra relación. Pero eso no fue fácil entender en aquellos días, porque nunca me sentí atraída a un hombre. En cambio, con las mujeres si busqué la oportunidad de tener un acercamiento físico. Toda mi vida mis relaciones intimas y sexuales fueron exclusivamente con mujeres.

Mi vida empezó a cambiar drásticamente una vez empecé a transicionar. Naturalmente, muchos cambios eran esperados, pero nunca me imaginé que me sentiría atraída a los hombres. El efecto de las hormonas. Esto no tomó ninguna importancia sino hasta que empecé a notar que yo atraía a algunos de mis amigos. Como nunca fui homofóbica, nunca rechacé a ninguno de ellos. Pero un día la forma en la que me trataba uno de ellos, hizo que mi deseo despertara por él. Tuvimos dos citas y a la tercera, terminé en la cama con él.

Mi primera experiencia no fue negativa de ninguna manera, pero no fue tan monumental como previas experiencias con mis novias. No pasó mucho tiempo para que me diera cuenta que la razón, no era menos que el resultado de “estar dentro de mi cabeza”. Esto en lugar de sentir mi cuerpo, el de él y la interacción entre ambos. Una vez familiarizada con la intimidad sexual entre un hombre y yo, esto cambio dramáticamente. Me recuerdo claramente cuando sucedió. Fue como una epifanía que abrió las puertas a un nivel nunca antes experimentado. Mi pensamiento fue exactamente: “Si me gusta el sexo con las mujeres, el sexo con los hombres me gusta muchas veces más! Soy gay y estoy orgullosa de ello!”.

Me imagino que algunos de los lectores podrían pensar “Y cual es el asunto? Tú eres mujer, aunque no hayas nacido así, y es de esperarse que te gusten los hombres! Cierto? Pero yo descubrí aun mucho más.

Uno de los argumentos usados para invalidar las relaciones gay viene de la Biblia. Haber crecido en la ciudad de México me expuso al juicio y rechazo que la iglesia católica hace hacia la homosexualidad. No me di cuenta de los efectos de ésta en mi, sino después de muchísimos años. Y esto pese a que nunca sospeché ser gay! Pero toda actividad sexual no resultada del matrimonio y exclusivamente con la finalidad de procreación, simplemente es considerada un “pecado”.

Como toda persona, en mis años juveniles, sostuve relaciones fuera de matrimonio y sin deseos de procrear. Pero igualmente, las urgencias sexuales siempre a la orden, aun con falta de una amante con quien consumarlo. Igualmente, tal vez aun más, sentí ser pecaminosa y cuando algo malo me sucedió, no era fuera de lo común creer que era un “castigo de Dios”. Esto tomo lugar por muchos años y empezó a cambiar en el momento en el cual decidí averiguar el fondo de este asunto. Leí cuanto libro pude obtener, no tan solo acerca de sexualidad, también sicología, historia y antropología. Además, siendo periodista profesional, entrevisté a cuanta autoridad pude.

En éstos últimos años renové mi interés acerca de la sexualidad. Y estos han dado más frutos que ninguno de mis previos esfuerzos. Cabe decir, que los testimonios más impresionantes encontrados, han sido las entrevistas con historiadores bíblicos y teólogos. Con la excepción de aquellos que defienden la actitud del Vaticano, todos los estudiosos de la Biblia consistentemente aseguran que no existe referencia en la Biblia que condena las relaciones entre el mismo género. Pero si existen algunas referencias acerca de ciertas practicas entre gays en aquellos días, así como acerca de la prostitución gay. Pero no existe evidencia de que la Biblia condena ninguna relación entre el mismo género.

Eso es lo que la iglesia ha impuesto: un tren de pensamiento negativo en el pueblo, pero hay mucho más. Lo triste de analizar la sexualidad gay, es que en realidad no presenta evidencia alguna que no es natural o que solo el humano es quien presenta este caso, tan mal entendido y desconocido. Entonces, ¿por qué ésta discriminación? Nada menos que ignorancia. Y todos aquellos que juzgan a los demás, exhiben un cuadro patológico que claramente demuestra que el problema que estos encuentran, no existe más que dentro de si mimos.

Así que la sexualidad no es exclusivamente para procrear, pero también es una recreación humana que es natural y necesaria. Pero igualmente, porqué es que otros creen tener el derecho de juzgar aquellos que no son como ellos? La respuesta es simple: porque nosotros les damos el derecho de hacerlo. De lo contrario, que nos importa? Que ellos hagan lo que quieren y nosotros también! Así que busquen su pareja y celebren una de las actividades humanas que más satisfacen! Pero recuerden también! Todo, hay que hacerlo con moderación!

Related posts:

Tags:

 

About the author

Isis Win

Isis nació como varón y al paso de muchos años hizo lo necesario para “reparar” este error. Durante los últimos 10 anos Isis ha transicionado y ha vivido tiempo completo en su género de congruencia desde 2006. Isis creció en la ciudad de México y vivió en centro y Sudamérica antes de venir a vivir a los EUA. Fue una dedicada escolar logrando grados en Ciencias de la Comunicación (política), antropología y sicología. La mayor parte de su vida profesional ha sido en el campo periodístico trabajando para la televisión, radio, periódicos y revistas. En los últimos años convirtió su hobby de la infancia en su profesión. Se convirtió en foto-periodista ganándose varios créditos mundiales en revistas y varias de sus imágenes están depositadas en The National Archives. Dedicada a su familia y profesión, Isis pospuso invertir en su congruencia de género y a partir del principio de el nuevo milenio, empezó su transición. Ha vivido su género tiempo completo desde 2006. A dedicada abogada de los Derechos Humanos y blogger, Isis puede ser encontrada en varios websites. Isis se considera gitana de corazón y su hobby favorito es viajar y vivir en cuantos lugares diferentes como sea posible. En los EUA, ha vivido en Washington DC, Charlottesville Va, San Francisco, la Cd de New York y Los Angeles Ca. En su tiempo libre Isis le gusta leer y escribir, tocar y componer música, acampar, esquiar en agua y nieve y gozar la compañía de sus su familia y amigos.

More posts by